Paderne

Paderne fue conquistado en 1189 por Sancho I , pero su cristiandad duró poco tiempo, ya que un califa almohade lo reconquistaría de nuevo para el Islam solo tres años más tarde. El pueblo no volvió a ser cristiano hasta 1248, tras la conquista a los moros del castillo de Paderne, uno de los que figuran en la bandera de Portugal.

Además de éste, hay otros monumentos que merecen una visita, como la aceña, el puente del castillo, la iglesia parroquial y las ermitas de Nuestra Señora al Pie de la Cruz y de Nuestra Señora de la Asunción.

Además de por su rico patrimonio cultural, Paderne también es conocido por sus gentes afables y de carácter emprendedor.